Michelberger hotel

Porque es cool y son gentiles. Porque se lían las fiestas más “in” de Berlin. Porque sus detalles son totales (desde su cartel luminoso de “cocktails and dreams” hasta sus azucareros y cuadros). Porque su café es como estar en casa en pleno Warschauer. Porque es cálido, moderno, rústico y nostálgico. Y todo muy bien cosido, firmado y comisariado. Porque estás instantáneas nos hacen sonreír. ¿Te acuerdas que les entrevistamos?

¿Te ha gustado? Compártela entre tus amigos...
    0 comentarios