La Pepita: bueno, muy bueno!

Jugaba el Barça, había ganado por goleada, estábamos en Gracia y teníamos hambre. “¿Cenamos? ¿Lo celebramos? ¿Vamos a La Pepita? ¡Vale!”. Habíamos ido al poco de abrir, nos había gustado pero no habíamos repetido, así que le dimos esa segunda oportunidad que le faltaba y no defraudó, para nada. Un éxito.

El local tiene ese look entre recién pintado y mirada atrás que ahora tanto se lleva en Barcelona. Barra larga para hacerte unas cañas mientras esperas mesa; gran espejo tras la barra con la carta escrita a mano que incluye también sus propuestas de gin tonics; salón al fondo con mesitas de madera y de mármol; paredes blancas, algunas pintadas y otras cubiertas de baldosas, con cuadros con ilustraciones, pinturas y fotografías antiguas. Una muy buena combinación que ya te hace intuir la carta: variado de tapeo y selección de platos muy de aquí, desde las bravas y el secreto ibérico (increíble la crema de berenjena que lo acompaña!) a sus croquetas ibéricas y el cazón.

Aunque esta vez no probamos ninguna, las “pepitas” son su plato estrella. Una personal reinterpretación del bocadillo “pepito” que además del clásico de ternera incluye propuestas de butifarra y manzana caramelizada o de salmón así como su versión en hamburguesa, la McPepita.

Un buen vino, unos buenos gin tonics y, para rematarlo, un buen precio.


Compartir: facebook twitter meneame

¿Te ha gustado? Compártela entre tus amigos...
    0 comentarios

    Síguenos

          RSS Feed       Twitter       Facebook       Pinterest       Instagram

    Miss Kleckley del blog al E-commerce

    Miss Kleckley del blog al E-commerce

    Elige tu tema favorito

    Saboc Barcelona: Cocina de Temperatura

     Saboc Barcelona: Cocina de Temperatura